Comunicado de prensa 043/19

XXVIII domingo del tiempo ordinario

13 de octubre de 2019

1. Estimados hermanos que peregrinan en la Diócesis de Tapachula, cada domingo la Palabra de Dios nos orienta sobre cómo podemos ser mejores cristianos y, sobretodo, cómo ir adecuando nuestra voluntad a la voluntad de Dios. Hoy en el Evangelio Jesús señala que de los diez curados de lepra sólo uno regresa alabando a Dios. No es que los otros sean mal agradecidos, sino que también lo hacen porque deben cumplir ante todo con la ley, es decir, presentarse ante el sacerdote. Alabar y glorificar a Dios son acciones que estamos olvidando. Que nuestro compromiso cotidiano sea el de ser personas más Eucarísticas, es decir, más agradecidas.

2. Se ha gestado una caravana más en la Ciudad de Tapachula. Estos hermanos han salido con el deseo de poder llegar a la frontera norte del País. No tenemos claridad sobre quién está detrás de estos hermanos que los animan a caminar con la ilusión de sortear toda dificultad y peligro. Como tampoco conocemos con certeza las acciones que se aplicarán debido a una política migratoria no definida. Nos dueles ver que nuestros hermanos centroamericanos, haitianos y africanos se aventuraron a continuar su camino bajo el inclemente sol y la copiosa lluvia para ser frenados por un muro humano que los detendría. Urgimos nuevamente a nuestras autoridades mexicanas a actuar con calidad y rapidez.

3. En este mes de octubre, mes misionero, también debemos recordar que nuestra propia familia está llamada a ser evangelizada y, al mismo tiempo, ser evangelizadora. Esta semana tuve la oportunidad de visitar a nuestro Colegio Diocesano y los vi trabajar muy entusiasmados por esta causa. Sé también que los otros colegios realizan eventos para ayudar a que la misión de nuestra amada Iglesia se fortalezca. Gracias por su testimonio.

4. Hemos dicho que nuestra casa común también es destinataria de misión, pero cómo podemos hacer concreta nuestra ayuda. El Papa Francisco, en sus distintos discursos y homilías nos da unos consejos prácticos al respecto: Evitar el uso de material plástico y de papel, reducir el consumo de agua, separar los residuos, cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer, tratar con cuidado a los demás seres vivos, utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas, plantar árboles, apagar las luces innecesarias y dar gracias a Dios antes y después de las comidas. Poco a poco podemos ir haciendo de estas indicaciones un estilo de vida que cuida la creación

5. Que la Sagrada Familia de Nazaret nos acompañe en nuestros propósitos de cuidar nuestra casa común y nos ayude a transmitir el amor de Dios que siempre está con nosotros.

Fraternalmente

+ Jaime Calderón Calderón

VIII Obispo de Tapachula