Comunicado de prensa 046/19

XXXI domingo del tiempo ordinario

03 de noviembre de 2019

1. Estimados hermanos que peregrinan en la Diócesis de Tapachula, en el Evangelio de este domingo vemos cómo el amor del Señor Jesús transformó la vida de Zaqueo con la visita a su casa. Permitamos que ese amor de Jesucristo visite nuestro corazón para que mejore nuestras condiciones de vida cristiana.

2. La ciudad de Tapachula ha sido bendecida desde ha décadas con la presencia de extranjeros. Poco a poco nos hemos ido transformando en una ciudad que acoge con calidez humana a los migrantes. Ellos, por su parte, han enriquecido la vida de nuestras colonias y barrios con su riqueza cultural. Ahora, los cubanos, africanos y haitianos se van incorporando en actividades religiosas, comerciales y escolares. Permitamos que nuestra Diócesis se enriquezca con este aporte cultural que puede elevar nuestro modo de vivir como sociedad cristiana.

3. La familia cristiana es promotora de la vida. La familia católica tiene la misión de acoger, custodiar, promover y comunicar el don de la vida. Este don es el reflejo del Amor de Dios a los hombres y del Amor de Cristo a su Iglesia. Sólo en un ambiente donde se promueve y protege la vida humana puede el hombre aprender a desplegar plenamente su personalidad y alcanzar la meta que Dios propone a todo hombre: la santidad. La familia es el medio querido por Dios para que los hombres colaboren ordenadamente en su decreto creador y salvador.

4. Todos somos y conformamos una parte del todo y lo que le pasa a uno nos afecta a todos. El Papa Francisco, en su encíclica Laudato Sí, nos advierte: “Cuidar la Tierra es vivir la Ecología Integral, la ecología no es sólo enteramente «ambiental», está más allá de lo ambiental, sino que es la calidad de vida en todos los elementos de la ecología: ambiental, económica, social, cultural, conductual y estructural. Las estrategias para una solución exigen un enfoque integrado para combatir la pobreza, restaurar la dignidad de los excluidos y, al mismo tiempo, proteger la naturaleza (Cfr. Laudato Sí 137- 139). Promovamos un cuidado integral de la creación en nuestra Diócesis de Tapachula que permita descubrir la importancia que tiene el hecho de vernos como parte del todo, donde si dañamos algo, nos afecta a todos y si custodiamos algo, nos beneficia a todos. Todo esto para que nuestros pueblos tengan una mejor calidad de vida.

5. Que la Sagrada Familia de Nazaret nos acompañe en nuestros propósitos de cuidar, promover y comunicar el don de la vida y nos ayude a transmitir el amor de Dios que siempre está con nosotros.

Fraternalmente

+ Jaime Calderón Calderón

VIII Obispo de Tapachula