Comunicado de prensa 05/20

Fiesta de la presentación del Señor

02 de febrero del 2020

1. Muy querida familia diocesana de Tapachula, en este domingo el evangelista San Lucas nos presenta una escena imbuida de pobreza. Pongamos atención en la ofrenda del Hijo de Dios: dos tórtolas; es la ofrenda de los pobres (cf. Lev 5,7; 12,8). Cristo es el embajador de todos los que no tienen que ofrecer. La pobreza de su ofrenda bien resume lo que todos nosotros somos ante Dios. Su ofrenda pobre nos indica en su sencillez quiénes son los que más a menudo veremos en la Casa del Señor.

2. La situación migratoria está atravesando por un clima enrarecido por el ir y venir de las informaciones, la radicalización de las posturas y el flujo incesante de hermanos migrantes que, a últimas horas, al parecer pondrá delante de nuestra frontera un nuevo grupo que insiste en buscar el sueño americano, pese a las dificultades que tenga que enfrentar. Es comprensible que nuestras comunidades vayan adoptando posturas cada vez más duras con los hermanos migrantes. Este sentir es fruto de un ambiente que, día a día, va generando una hostilidad creciente contra los hermanos que llegan a nuestro territorio, con intención de seguir hacia los Estados Unidos. La actitud de nuestra familia diocesana para con ellos sigue siendo de fraternidad. No obstante, también somos conscientes, y lo hemos señalado en su oportunidad, que los flujos migratorios son cada vez más híbridos y los ánimos cada vez más violentos. Consideramos urgente el que nuestros hermanos migrantes conozcan la verdad acerca del camino, de las ilusiones que despiertan en ellos la política del gobierno de nuestro país, la información falsa que les dan algunos de los que los animan a unirse a las caravanas y del de nuestros connacionales a causa de factores diversos. Muchas falsedades y verdades a medias encontrarán circulando en las redes sociales y entre algunos hermanos que hacen una industria de estas movilizaciones. Hermanos migrantes, antes de salir, traten de valorar bien y tomar las precauciones necesarias. Como lo hemos hecho siempre, nuestra Familia diocesana de Tapachula hará todo lo posible por procurar que, al menos, a quienes se acerquen a nosotros en su paso por nuestro territorio diocesano, no les falte un pedazo de pan y un techo. Ojalá pronto los gobiernos involucrados se den a la tarea de buscar una salida a esta situación tan delicada.

3. Hay que atender las necesidades de los hermanos de la zona alta en Pavencul. En días pasados fuimos testigos del penoso desalojo que sufrieron los hermanos de la zona alta y algunas vejaciones en contra de periodistas. Nos parece que esas acciones no forman parte un cambio en el estilo de gobierno, mucho menos dejan entre ver la llamada cuarta transformación que tanto prometieron en campañas políticas. Creemos que el asunto que demandan no tiene que ver con la competencia municipal, sino más bien con el orden federal y que el nivel estatal debe orientar y acompañar. Sin embargo, por meses han sido ignorados y los ánimos cada vez son más tensos.

4. Los jóvenes están llamados a vivir amistades profundas y verdaderas. En el mes de febrero vivimos el día del amor y la amistad. El Papa Francisco, en su Exhortación apostólica postsinodal Christus Vivit, dirigió unas palabras para orientar a los jóvenes sobre el sentido de la amistad. La amistad, escribe el Papa, no es una relación fugaz y pasajera”, sino una sólida relación de afecto que nos hacer sentir unidos. El Santo Padre pone como experiencia fundamental de la juventud la amistad con Cristo cuando nos dice: Por más que vivas y experimentes no llegarás al fondo de la juventud, no conocerás la verdadera plenitud de ser joven, si no encuentras cada día al gran amigo, si no vives en amistad con Jesús.

Que el Señor Jesús, acompañado de la Virgen María y de San José, nos ayude a vivir como peregrinos en este mundo y nos anime en nuestro esfuerzo por llegar a la casa de Nuestro Padre Celestial.


Fraternalmente

+ Jaime Calderón Calderón

VIII Obispo de Tapachula