Mensaje al Pueblo de Dios

15/20

III domingo de pascua

26 de abril del 2020

1. Muy querida familia diocesana de Tapachula, hoy celebramos el tercer domingo de Pascua. La Palabra de Dios continúa ayudándonos a celebrar la Pascua del Señor y a realizarla concretamente en nuestra vida cotidiana. La experiencia de los dos discípulos de Emaús, que nos narra el evangelio, nos ayuda a reconocer la presencia del Resucitado en el camino de cada día. Un camino que se transformará en “la senda de la vida” si nuestra fe y nuestra esperanza descansan en Dios Padre que liberó a Jesús de las ataduras de la muerte.

2. El 26 de abril de 1995 Dios llamó a la vida eterna al padre Ezequiel Nieto Fuenlabrada, fundador del Colegio Miguel Hidalgo (en adelante CMH). Toda la comunidad educativa de este colegio inició el ciclo escolar 2019-2020 con la intención de vivir este periodo agradeciendo a Dios por el don de la persona del padre Ezequiel. Las circunstancias actuales han llevado a esta celebración a tomar un rostro distinto desde la casa. Sin embargo, nos unimos como Iglesia Diocesana a esta acción de gracias por la vida eterna del fundador del CMH. Al mismo tiempo, animo a los maestros, personal de apoyo, padres de familia y alumnos a vivir estos días en casa tratando de buscar espacios de estudio, lectura y reflexión.

3. Hoy iniciamos la semana de oración por las vocaciones en la Diócesis de Tapachula. Debido a la cuarentena el equipo de la Pastoral Vocacional y el Seminario nos proporcionarán material audiovisual por las redes sociales para animar y orientar esta semana de oración por las vocaciones. Pido que en el corazón de sus plegarias tengan esta intención, de manera especial, la oración por las vocaciones a la vida sacerdotal. El equipo de la Pastoral vocacional específicamente nos ha pedido vivir la celebración de este tercer domingo con la siguiente intención: Por nuestra Iglesia Diocesana de Tapachula, para que sepamos descubrir el llamado de Dios en nuestra vida y podamos responder con amor a sus invitaciones.

4. Es importante que durante este tiempo de cuarentena no descuidemos aspectos de la vida comunitaria que hemos venido trabajando y fortaleciendo en estas comunicaciones. Por ejemplo, el tema del cuidado de la casa común. Estar en casa nos permite poner atención en el cuidado de la ecología desde el apartar la basura en orgánica e inorgánica y saber darle el destino y uso correcto a cada una de ellas. En la medida de lo posible, evitar tirarla a la calle o causes de los ríos que genere la contaminación y el desbordamiento de éstos en tiempo de lluvias.

Dios nuestro Padre, por intercesión de San José y Nuestra Señora Margarita Concepción, nos proteja y custodie a todos, en especial a los más vulnerables y enfermos, en esta pandemia.


Fraternalmente

+ Jaime Calderón Calderón

VIII Obispo de Tapachula