Mensaje al Pueblo de Dios 29/20

Domingo XXI del tiempo ordinario

23 de agosto del 2020

1. Querida familia Diocesana, en la primera lectura que nos presenta la liturgia de la Palabra de este domingo el profeta Isaías presenta la sustitución de un mayordomo real. El traspaso de poderes está simbolizado en la entrega de llaves, una imagen que remite al evangelio de Mateo y recuerda la nueva misión que Jesús encarga a Simón Pedro como servidor de su Iglesia. En esta misión tienen cabida todas las personas siempre que confiesen a Jesús como Mesías e Hijo de Dios y pongan en práctica sus enseñanzas. Dios nuestro Padre nos ha regalado la hermosa misión de nuestra vida. Ahora que regresamos a la nueva convivencia, después de la pandemia, sintámonos como Pedro, encargados de llevar la misión del Señor: amar a Jesucristo y hacerlo amar.

2. Parece que vamos superando la crisis de la pandemia por covid-19. Quiero invitarlos a ver estos días con la oportunidad que nos da la vida de “volver la mirada al Señor, al que traspasaron”. En mi carta pastoral pasada afirmo que: contemplarlo, equivale a contemplar el paso de Jesús, la pasión de Jesús, haciendo alusión a la Pascua (14)...Esto ya nos apunta hacia una verdad fundamental: que la calidad de las acciones, no depende del número sino del corazón con que las hacemos (19). Démonos la oportunidad de caminar la vida con el Señor Jesús de ahora en adelante. Una vida con Él tiene sentido, sin Él, todo pierde dirección. La oración, la lectura constante de la Palabra y la Eucaristía son claves importantes en esta etapa de reconstrucción de la vida. Sean nuestras familias parroquiales las promotoras de este nuevo estilo de convivir más humano y cristiano.

3. En este proceso de regresar a la nueva manera de convivir hemos dado el paso de reabrir el seminario diocesano en sus distintas etapas. La reapertura ha sido gradual en las casas formativas. Los alumnos de la etapa discipular en filosofía regresaron en los primeros días de agosto en Tuxtla Gutiérrez. Los hermanos del año de servicio se están preparando en la casa de teología para ir a su parroquia de destino. Los seminaristas de la etapa de preparatoria llegaron el pasado 21 de este mes. Hoy ingresan los del Curso Introductorio y esperamos para fines de mes recibir a los de la etapa configurativa en teología. Este año iniciamos con la gracia de Dios, con 64 seminaristas de la Diócesis de Tapachula. Fruto de esta experiencia formativa en los próximos días tendremos la ordenación diaconal de cinco hermanos nuestros: Adán Hernández Pérez (ordenación en Motozintla), José Ignacio López Pérez (en Arriaga), Saul Yong Morga (en Tonalá), Carlos Enrique Pérez Orozco (en Pijijiapan) y Geovanni Cruz Hernández (en Acacoyagua). Por la situación de la pandemia las ceremonias se realizarán con pocos fieles en cada parroquia donde están prestando su servicio los seminaristas y guardando las medidas de higiene y sanidad. Los encomendamos a la oración de la Iglesia Diocesana.

Dios nuestro Padre, por intercesión de Nuestra Reina la Inmaculada Margarita Concepción y de San José, nos proteja y custodie a todos, en especial a los más vulnerables en esta pandemia.

Fraternalmente

+ Jaime Calderón Calderón

VIII Obispo de Tapachula